Ofertas Cotizar (01) 748 4000 CLIENTES

Archivos

,,,Escrito por en

¿Sientes que la falta calidez a tu casa? Prueba con los acabados en madera

Hoy en día la tendencia minimalista nos lleva a veces a “enfriar” un poco los ambientes. Claro, se ven muy modernos y ordenados…pero sentimos que nos hace falta ese “algo” que nos hace añorar el calor de hogar de nuestros abuelos, de nuestros padres, de la casa donde crecimos… ese “algo” que sí abundaba en la decoración más clásica: La madera. Pues aquí te proponemos la solución y el equilibrio entre lo clásico y lo moderno. Una especie de Ying Yang decorativo.

Primero, si quieres decorar con madera, debes conocer los tipos madera y de acabados que puedes aplicarle a la misma; todo dependerá de tus preferencias personales y del estilo que quieras darle a tu casa, según los colores en paredes, muebles, pisos y dimensiones de las habitaciones.

Los tipos de acabados que puedes elegir son los tintes claros, tintes oscuros, pintura, barnices y acabados naturales. La aplicación es sencilla, sin embargo, no es muy fácil removerlos; por ello debes ir probando tu opción de acabado en un trozo de madera para que tengas una idea visual de cómo quedará todo tu proyecto y no cometer errores.

Conociendo los tipos de acabados…

Pintura: El látex y el óleo son los dos tipos básicos de pintura que se usan para terminar la madera. La pintura de látex es recomendable para superficies de madera en el exterior de tu casa, y la pintura de óleo para muebles y adornos, ya que es más fuerte y soportará más el uso y desgaste.

Es importante que utilices una *imprimación de látex o de aceite antes de utilizar cualquiera de las pinturas. Ten en cuenta que la pintura de látex es a base de agua y se limpia con agua, la de óleo es a base de aceite y se limpia con diluyente de pintura o alcohol mineral.

Acabado natural: Muchos prefieren que su acabado en madera se vea natural, sin añadir color a la misma; para lograr este efecto utiliza un sellador de madera de poliuretano, que sirve para conservar, pero no para alterar el color.

Aplica dos capas y lija entre cada capa. Las vetas de la madera aumentarán en la primera aplicación. Estas vetas se volverán suaves luego de lijarlas, pues son ásperas al tacto. Limpia el exceso de polvo de lijado antes de aplicar una segunda capa. Usa una brocha para aplicar los recubrimientos transparentes, también puedes rociarlos.

Barniz: La ventaja del barniz es que es un acabado muy fuerte que no necesita un acabado protector con poliuretano, ya que funciona como tintura y sellador a la vez; además resiste a lo largo del tiempo y a productos químicos.

Para aplicarlo, la madera debe estar lijada y libre de polvo, con el fin de obtener un acabado fino y perfecto. Aplica mínimo dos capas de barniz y debes lijarlo con una lija de grano fino entre capas. Su aplicación debe ser con un cepillo o trapo.

Tintes claros: Su característica es que podrás ver las vetas de la madera. Para aplicar este tinte usa un trapo o pincel. Cepilla la tintura y utiliza un trapo para limpiar el exceso. Otra forma de aplicación es sumergir un trapo en la tintura y pasarlo sobre la madera.

Deja que la tintura se seque durante la noche y luego aplica un acabado de poliuretano, este último paso sellará y protegerá la madera del riesgo de dañarse por agua.

Tintes opacos: Se usa más que todo para el embellecimiento de madera de cedro en exteriores y para revestimiento. Con este tinte no podrás ver las vetas de la madera a través de la tintura, a menos que la madera tenga muchas vetas.

Aplica esta tintura de la misma forma que los tintes claros y emplea poliuretano cuando la uses en muebles o detalles interiores.

Ahora que ya sabes cómo aplicar los diversos tipos de acabados para madera, elige uno y ¡manos a la obra!

*La imprimación o imprimatura es el proceso por el cual se prepara una superficie para un posterior pintado.